viernes, 8 de febrero de 2013

Las (malditas) lecturas obligatorias

¡Hola a todos!
Hace unos días colaboraba en el blog de la tienda Imosver con este pequeño artículo de opinión. Espero que os guste ;)


Desde que somos niños los adultos eligen qué clase de lecturas son las apropiadas para nosotros. Tienen que ser acordes a la edad, al nivel educativo y a los supuestos gustos que debe de tener el infante. Y, de este modo, es bastante normal que un niño termine por aborrecer la lectura.
Recuerdo que yo misma entraba en esa franja de personas que odian leer, pues nunca me había topado con un libro que me aferrase entre sus páginas, como los que en estos momentos soy capaz de devorar y disfrutar. Eran muchas las ocasiones en que, de niña, intentaba leer entre líneas, saltarme capítulos y al fin librarme de esas eternas cien páginas que solían tener aquellas lecturas. Se trataba de una tarea tan tediosa, no solo saber que tenías que leer un libro sino que, ¡debías hacerlo como tarea para clase! Ese dato sí que elimina todo lo gratificante que pueda tener un trabajo, y más aún para un niño.
Las lecturas obligatorias siempre han sido aburridas. Niños aprendiendo valores. Intentos de aventuras un tanto insulsas. No sé si se debe al rechazo que me causaban, pero yo las recuerdo así. Y de estas lecturas para niños, se pasa a la adolescencia, donde del mismo modo intentan introducir algún clásico en tus lecturas habituales. Y la costumbre lleva al rechazo, antes incluso de conocer de qué va la obra.
Sin embargo, hay algunos que tienen la suerte de toparse en esta etapa de la vida con un libro diferente. En mi caso fue Memorias de Idhún, a los doce años, una novela a la que ahora tengo un inmenso cariño y a la que debo agradecer que me abriese un mundo completamente nuevo. Y con ese libro que aparece por pura casualidad descubres que lo que tus mayores te habían repetido tantas veces, eso de que “los libros son un gran entretenimiento” (a lo que una acostumbraría a responder un insulso “buah”), puedes llegar a ser cierto.
Las lecturas obligatorias son necesarias, lo sé. De algún modo tienen que introducirse los más jóvenes en el mundo de la literatura. No obstante, haciendo de esa tarea algo más atractivo puedes no sólo conseguir que un niño lea, puedes crear un lector. ¿Qué tienen los niños de las historias sobre aventuras en el parque (que no menosprecio, aunque tampoco recuerdo con mucho cariño) que no pueda darnos una novela repleta de magia y dragones?
Los niños deben leer. Pero deben leer lo que quieran. Y si en su juventud ansían la fantasía por encima de todo, ¿qué cuesta dársela? Al fin y al cabo, con cada libro se aprende un poco más y se descubre un mundo nuevo, a pesar de no poseer un contenido tan didáctico como el que pudiera esperar quien le da a leer a su hijo de diez años una novela sobre la Guerra Civil.
Alabado sea pues Harry Potter, por los miles de jóvenes a los que logró unir a la literatura y que, actualmente, pueden estar acompañados desde la completa fantasía de Tolkien hasta el desgarrador realismo de Hugo.

21 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo, no tengo nada más que añadir. ¿Cómo quieren que nos acostumbremos a amar y adorar la lectura, considerarla como un tesoro, si nos obligan a leer libros horribles, monotemáticos y sin ningún encanto? Si nos hubieran obligado a leer Harry Potter, otro gallo cantaría-

    ResponderEliminar
  2. A ver, por partes: Sí y no.
    Yo odiaba las lecturas obligatorias (salvo alguna que otra excepción, como Matilda, Caperucita en Manhattan, El guardián entre el centeno, o Evasión en la granja). Si bien las lecturas obligatorias que me mandaron leer a lo largo de mi vida en el instituto, las que realmente me gustaron se pueden contar con una mano y me sobran dedos, yo ya era lectora de mucho antes. El problema está en que la gente se inicia a leer en el colegio con esas lecturas horribles y no han leído nada antes. A los 13 años ya había leído Oliver Twist, Grandes Esperanzas, 1984, o los cuentos de Terramar. Mis padres: Ellos fueron los que me inculcaron la lectura (y no en el colegio o instituto). Cada año por navidades y reyes me regalaban libros que ellos consideraban que me gustarían, aparte de que yo iba cogiendo por mi cuenta libros que ellos tenían. Me gustaban más o menos, pero eran libros que yo elegía leer.

    El problema no son las lecturas obligatorias, el problema es que la gente se inicia demasiado tarde a la lectura: Por culpa de las lecturas obligatorias creen que no les gusta leer, porque no lo han probado nada antes, y ese es el problema real del asunto. Hay gente que me comenta que hasta los 13 años no leyó un libro "de verdad". Personalmente me parece ya bastante tarde, porque si bien no digo que se leyeran libros muy gordos, pero antes de esa edad, mi hermana y yo ya devorábamos toda la colección azul y naranja de 'El barco de vapor', y en mi casa los libros como regalos iban de cuatro en cuatro.

    Así que creo que el problema está en que la gente tampoco se inicia antes de las lecturas obligatorias, no en esas lecturas en sí.
    Aunque sí soy partidaria de que si en vez de dar a leer un tochazo diesen un libro más apropiado para cada edad, ayudaría a hacer que la gente leyera.

    ResponderEliminar
  3. Bien cierto eso que cuentas. Yo creo que ya es algo psicológico, en cuanto son deberes odiamos lo que nos mandan leer, o por lo menos eso me pasa a mí. Nadie quiere hacer algo porque sí, simplemente porque se lo mandan. La actitud que ese niño tendrá será que leer son deberes, y que le impide hacer cosas tan divertidas como jugar al escondite, por ejemplo.
    La mejor manera que un niño lea es leyéndole lo que él o ella pida, y más tarde enseñándole a leer con lo que él o ella quiera y cuando él o ella quiera.

    ResponderEliminar
  4. Hola.
    Yo siempre he pensado que las lecturas obligatorias son un fracaso porque aunque son necesarias, provocan que los niños o los adolescentes adquieran un rechazo innato hacia ellas que acaba provocando un rechazo a la lectura en general.
    Y es que aunque entiendo que deben de ponerlas, pienso que deberían de elegir también algún que otro libro entretenido o de fantasía que pueda hacer a los alumnos engancharse a un libro y no soltarlo hasta terminarlo. Y en mi caso por ejemplo, ese libro jamás ha existido.
    Es más, yo he tenido algún que otro atranque con mi profesora de castellano porque le propuse que nos mandara algún libro que gustara o nos dejara elegirlo a nosotros a votación y me dijo que ella no nos iba a poner como lectura la "bazofia" de literatura juvenil que yo leía. Desde ese momento le cogí un odio que no te lo puedes imaginar, porque pienso que aunque ella crea que eso no es literatura, ella más que nadie debería entender que cada uno lee lo que le gusta y que lo que a ella le gusta a los alumnos les parece la peor mierda (perdón por la expresión).
    Y eso, que aparte de esa profesora, los demás tampoco me han inculcado mucho las ganas de leer así que gracias a mis padres y mis primos porque ellos si que me inculcaron la lectura, sinó le tendría el mismo asco que la mayoría de mis compañeros de clase.
    Un beso!!!!

    ResponderEliminar
  5. Estoy de acuerdo contigo en todo. Yo cuando era pequeña odiaba las lecturas obligatorias porque siempre eran una tarea para clase, había que hacer un resumen o un trabajo y al final veías ese libro como un problema para ti y no como algo bueno. Yo adoraba leer hasta que cuando me hacía mayor empezaban con lo que he nombrado anteriormente. Creo que como tu dices deberían escoger libros que gusten a los niños no que tengan unas enseñanzas tan profundas porque recuerdo tener que leer libros con 14 años sobre la anorexia, las redes sociales y las drogas que sí que no digo que no este bien enseñar sobre eso pero no son libros que tu quieres leer en ese momento y menos si tienes que hacer un trabajo que va a perjudicar mucho tu nota. Por eso creo que deberían buscar una forma de que los niños amen la lectura eligiendo libros acordes a sus gustos y que no sean una obligación en sí misma sino un "juego".

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Me gustó mucho el comentario de Miyu y estoy de acuerdo, sería lo ideal. Sin embargo yo no leí mi primer libro hasta la secuendaria y como con 13 años, pero es que mis padres no leen y creo que hay muchos por ahí que tampoco, por eso muchas veces las escuelas son las que te dan a conocer los libros (como en mi caso), y podrían dejar libros más entretenidos XD

    ResponderEliminar
  7. Estoy muy de acuerdo en lo que has dicho.
    Por mi parte en la etapa de infantil/primaria no puedo opinar porque nunca nos impusieron lecturas obligatorias. Desde pequeña mi madre me leía libros todas las noches hasta que aprendí por mi misma a leer y que yo recuerde, siempre me ha dejado leer lo que realmente me apetecía.
    Y en clase teníamos horas de lectura obligada pero podías elegir un libro de los que había en la biblioteca de clase o bien llevarte uno propio de casa y sin embargo si que tengo un recuerdo un poco amargo. Me acuerdo que la mayoría de compañeros de clase durante los primeros cursos de primaria leían Caperucita, Blancanieves, Kika Superbruja y todo ese tipo de libros pero yo ya los había releído mil veces (sí, a mi me gustaba la lectura desde antes de saber leer) así que empecé con Harry Potter y una profesora me quitó el libro diciendo que no era para mi edad puesto que no iba a entender el libro. Bobadas, en resumen.
    En el instituto las lecturas obligatorias son lo peor. Por una parte veo necesario que la gente lea clásicos porque son parte de nuestra cultura pero la gente de mi edad que no lee acaba odiando la lectura por culpa de esos libros.
    Simplemente no les dan la oportunidad de encontrar su libro perfecto, como a mi me pasó con Harry Potter en su día.

    ResponderEliminar
  8. En mi caso, el libro maravilloso fue "El príncipe de la niebla" de Carlos Ruiz Zafón, y adoré completamente esa novela, que me terminó de enganchar a la lectura. :)

    ResponderEliminar
  9. A mí me pasaba lo mismo, yo odiaba leer, pero aquí te doy mi motivo: Gerald Durrel, mi familia y otros animales; el libro está bien pero me lo tuve que leer a los 11 años, y claro pufffff aggghhhhh!!!!!!!
    No quería tocar ni un libro, solo de pensarlo, pensaba inmediatamente en tele, tele y en tele, pero ahora hasta mi padre me castig por no dejar un libro, ahora solo pienso en leer, y esto se lo tengo que agradecer a mi mejor amiga que se estaba leyendo por aquel entonces Cazadores de Sombras la saga de los instrumentos mortales, no paraba de hablar de ella en los patios, clase e incluso cuando quedábamos, a mí se me hací muy pesado escucharla, que si Jace, que si Clary bla bla bla, pero un día lety (mi bff) me dio una clase sobre cazadores de sombras, y cuando termino me dejo el libro, no me engancho, lo deje en la pag 8 (ya lo se q tonta fui), pero afortunadamente un dia lo vi hay en li estanteria y dije, "venga cris tu puedes", y me puse a leerlo, no pude parar y ahora es mi libro favoritoooo!!!!!!!!!!!
    Tengo unos mil libros: Los Juegos del Hambre, Delirium, Saga Oscuros, Firelight, La seleccion, una oscura obsesion, El secreto del amor, Obsidian, Cazadores de sombras, Trono de cristal, Eternidad, predestinados, malditos, Divergente...... y podria seguir jajaja asi k ya veis una fanatica de la lectura. Mis padres hasta me llevaron al neurologo haber si tanta lectura me estaba afectando al cerebro, pero estoy bien no estoy loka jajajja pero me llamaron lectora compulsiba y obsesiva, pero a mucha honra=)
    Besos^^

    ResponderEliminar
  10. Me ha encantado y estoy bastante de acuerdo contigo en lo que respecta a las lecturas obligatorias del cole.

    Yo recuerdo que para mí eran tediosas, la mayoría aburridas, y no me enganchaban. Eso sí, leía desde siempre, pues con el trabajo que tenían mis padres, llevaban un restaurante, yo debía pasarme horas sentada en un rincón, y no molestar, durante la hora de las comidas, así que para no engancharme a la caja tonta, que también tuve mi momento, pues leía. Por suerte, tenía una papelería-librería al lado del restaurante, así que me compraba todo lo que veía. Cuando no leía, escribía o pintaba. Me encantaba pintar y dibujar.... En fin, yo creo que las lecturas en los colegios son necesarias, pero tienen que ser esas lecturas, de verdad están pensadas para niños de esa edad??? Pues yo leía cosas, que ahora lo pienso y creo que con 31 años sigo sin estar totalmente preparada.

    Recuerdo que un año una profesora nos dijo que queríamos que leyésemos un libro por trimestre. Ya ves... ¡ por trimestre!, el primero y el segundo estaban impuestos, pero el tercero, podíamos elegir. Obviamente, con unos cánones, pero eligiendo nosotros. Creo que esa fue una de las pocas veces, en las que todos los niños de mi clase se leyeron un libro entero.

    BESOTES

    ResponderEliminar
  11. Decía el buen amigo Gianni Rodari en un texto aun vigente "Nueve formas de enseñar a los niños a odiar la lectura" que el libro que entra por la escuela como lectura obligatoria es recibido como un fastidio.
    El texto fue recobrado en el 2011 en una edición del Ministerio de Educación de España. Esta versión es la mas adecuada al texto original -con todos mis respetos al periodista Kepa Osoro que hizo una versión más libre del texto- Los interesados pueden encontrar el texto de mi remisión en el grupo de lecturas "la Escuela de la Fantasia" http://prensahistorica.mcu.es/es/consulta/registro.cmd?id=1007092
    ese link permite descargarse la versión integra del texto en versión digital, ojo porque existe una opción para descargar una a a una las 9 páginas.

    ResponderEliminar
  12. Muy pronto estaremos pro-activos, con aCtitud y aPtitud, perfeccionados y disruptivos-jeje-. Con blogs y págs de
    Accion Bibliotecaria y CALLE.
    De momento para no agotaros podeis dar un me gusta a la pág CALLE (en FB) pues esa página en proceso ya tiene logo, siglas y lema ("Leer para Vivir"), con algun post de prueba.
    Muchas gracias por vuestra amistad y amabilidad.
    CALLE Centro de Asesoramiento del Libro, la Lectura y la Educación.
    Promover la difusión de las viejas y nuevas tecnologías de acceso a la información y al conocimiento.
    Te gusta CALLE Centro de Asesoramiento del Libro, la Lectura y la Educación
    ABRIMOS LAS PUERTAS DE C A L L E
    PARA CONSEGUIR QUE LOS LIBROS
    VIVAN EN TI.
    CON EL LEMA DE “LEER PARA VIVIR-
    LER PARA VIVER” QUEREMOS CONTRIBUIR
    A QUE LA EDUCACION Y LA CULTURA Y , ESPECIFICAMENTE
    LOS LIBROS, LA ESCRITURA Y LA LECTURA CREZCAN COMO
    LA ESPUMA ENTRE LOS IBEROHABLANTES CON Ñ Y CON NH.
    CONTAMOS CONTIGO PARA CONSEGUIR “ALFIN” Y AL PRINCIPIO
    UN HERMOSO VIAJE DE RELEVOS, APORTACIONES, COMUNICACIONES, PARTICIPACIONES Y ENCUENTROS PARA LOGRAR NUTRIR LOS WIKIS Y OFRECER COMPLEMENTOS Y SUPLEMENTOS A LA CULTURA GOOGLEANA MEDIANTE: BUSCADORES, AUTORES,
    LECTORES Y TODA SUERTE DE VIVIDORES SIN QUE NOS IMPORTEN LOS SOPORTES AUNQUE SI LA ESGRIMA QUE DA GRIMA DE TIRIOS Y TROYANOS ENTRE LIBERANDOS, PROTEGIENDOS E IDENTIFICANDOS QUE SE ADHIEREN A LOS COPYRIGHTS, COPYLEFTS, LICENCIAS LIBRES, LICENCIAS COMMONS Y TODA SUERTE DE REFAJOS Y DESPARPAJOS.
    NUESTRO SUEÑO ES REALIZABLE PORQUE SE PUEDE CONSEGUIR……… JUNTOS PODEMOS.

    ResponderEliminar
  13. Pues tienes mucha razón, en mi caso no empecé a amar la lectura hasta el año pasado cuando descubrí Los Juegos del Hambre (supongo que este caso sería más dirigido hacia convertir a adolescentes en lectores que a niños) pero justamente porque no me topé con libros como Harry Potter... Es una lástima la verdad. Aun así hubo un libro que me gustó muchísimo en 3º de ESO y que quizá fue la que puso la semillita lectora en mí.

    ResponderEliminar
  14. hola! la verdad es que en la escuela los profesores tienen la mejor intención del mundo al hacernos leer clásicos, pero está mal aplicada esa buena intención, porque al ser tan pequeños no nos tienen que dar libros complejos, de esa forma hacen que los chicos vean un libro y corran en la dirección contraria. Yo creo que deberían dar libros entretenidos, al miles para elegir!! así va a ver más chicos interesados por la lectura y solos de grandes eligen voluntariamente introducirse a los clásicos!
    como es en mi caso, leí varios clásicos pero otros los dejo para el futuro porque no considero que estoy lista y tenga el suficiente vocabulario para comprender lo que dicen, pero lo que si se es que en un futuro los voy a leer, porque tengo la voluntad de hacerlo!!

    ResponderEliminar
  15. Me ha encantado este tema y leer todas las opiniones. Yo he sido una de esas niñas a las que sí les gustaba leer pero que aborrecía las lecturas de clase porque cuando un libro no me resultaba aburrido, se me hacía demasiado difícil de comprender. Realmente estoy muy de acuerdo con lo que dices en el texto, no creo que las lecturas obligatorias hagan lectores. Pienso que lo que consiguen es que los niños le huyan a la lectura porque lo vean como algo negativo.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  16. Recuerdo esos libros que casi no podía terminar, me saltaba páginas y alguno que aunque me quedasen pocas páginas para el final no lo llegué a terminar. En el colegio a veces podía elegir el libro pero no me apetecía leer por obligación, me acuerdo que algunas veces cogía el mismo libro para no leerlo y después resumirlo. Y lo de los clásicos en el instituto también, no sé si llegue a terminar uno que me mandaron leer porque no podía. Y cuando empecé a leer cada vez más por mi cuenta había veces que no podía porque tenía que leer lo de clase.

    ResponderEliminar
  17. El problema es que la gente es cada día más gilipollas. Cualquiera con dos dedos de frente se da cuenta pero como teoricamente hay que ser politicamente correcto la gente prefiere ser subnormal profunda a que que le tomen por maleducado.

    Y el caso es que los gilipollas no leen ( que no quita que no haya idiotas lectores como la gente esta que se mete al blog a decir en todos los libros: "lo tengo en mi wishlist" ¿wishlist? ¿A mi qué coño me importa). Pero vamos al meollo: los imbéciles no leen y los hijos de los imbéciles (que desafiando a Darwin no son tan idiotas como los papás sino un poco más) pues tampoco abren un libro en su **** vida.

    Para entretenerse van a antros prostibularios que parecen adapataciones para menores de burdeles a bailar música estrepitosa y a ligar con jamelgos hipermusculados.

    Y para solucionarlo algún lumbreras penso: "¡Vamos a obligarles a leer!" en vez de dar una pala a esos cabestros y ponerles a sacar hierro en Asturias. Y así nos va...

    Pd: dentro de la decadencia nos iría un poco mejor si encima no hicieran leer libros que son una **** bazofia, como los del Sierra y Fabra o Dan Brown que parecen escritos por un mono retrasado con una máquina de escribir al que no se le concede el don de la eutanasia. Editores, si leeis esto: ¡Dejad ya de publicar mierda!

    ResponderEliminar
  18. Y sí, ya se me ha pasado el tono suicida del último mensaje

    ResponderEliminar
  19. Yo daría una lista a elegir, no un libro. Y que el niño vaya a la lbrería (una experiencia que seguro que le hará amar más los libros) y que se lo mire y escoja!!!!!
    Yo hubiera MATADO por leer Memorias de Idhún en el cole *-* Me lo dejó un chico mayor que conocía de taekwondo :P Y Harry Potter no hubiera estado naaaada mal :)

    Tendrían que poner a gente que conozca la lectura para elegir esto, no a gente de 50-60 años que te ponene libros que "transmiten un mensaje" y que "son para esta edad" porque creen que a los adolescentes nos interesa un libro donde todos son medio drogatas y alcohólicos, que roban y que se acuestan con cualquiera >-< Si eso es lo que leemos no sé qué es lo que se supone que parecemos *-*

    besitos<3

    ResponderEliminar
  20. Las lecturas no deberían ser obligatorias, o al menos deberían dar a elegir entre varios libros para leer. Así lo único que consiguen es que se odie leer desde pequeño. Los deberes se asocian a algo negativo y las lecturas obligatorias son deberes, luego se asocia todos los libros con los deberes, con algo malo.

    ResponderEliminar
  21. Yo recuerdo que fue gracias a una lectura obligatoria que me hice lectora xD Cuando a los 12 leí Mi Planta de Naranja-Lima fue cuando me empezó a interesar más la lectura. Pero sí concuerdo en que para otros, las lecturas obligatorias pueden ser todo un peso. Si lo que se trata de enseñar son valores, existen muchísimos libros más entretenidos que los que suelen dar en la escuela para enseñarlos.

    Saludos :D

    ResponderEliminar

Quizá también te interese:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...