lunes, 30 de enero de 2012

Si no despierto (Lauren Oliver)

Samantha Kingston lo tiene todo a su favor: es guapa, es popular y sale con el chico perfecto. El viernes 12 de febrero debería ser un día más en su fácil vida, pero no lo es: es el último día. O más bien los últimos, porque Samantha se despierta una y otra vez en la mañana del viernes 12 de febrero y vuelve a vivir la misma jornada siete veces… hasta que se da cuenta de que en su mano está realizar cambios minúsculos que supondrán diferencias enormes.

Reseña:
¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯ 
Lauren Oliver nos cautivó ya con Delirium y continuará haciéndolo con Pandemonium, historias con las que no está permitido el aburrimiento. Por ello, no esperaba menos de esta autora a la hora de hacerme con Si no despierto.


Samantha es típico tópico de todas las películas-series-libros americanos de "la chica popular": es guapa, la gusta saltarse las normas, va a todas las fiestas, tiene el mejor novio y posee ese punto de maldad que confiere el excesivo poder. Nuestra protagonista despierta la mañana del día de Cupido (12 de febrero), un día en el que se mide la popularidad de la manera más curiosa: las rosas. A lo largo del día, cada alumno va recibiendo la cantidad de rosas que hayan querido enviarles sus amigos. Si no eres nadie, tienes pocas. Si eres Sam, luchas por conseguir más. 


Es un día dentro de la normalidad en su vida: instituto, hacer la vida imposible a más de uno, ir de fiesta por la noche... Y es entonces cuando llega el accidente de coche. Y Sam despierta de nuevo esa misma mañana, como una segunda oportunidad para cambiar las cosas que hizo mal.


Si os digo que ese día se repite siete veces, seguramente penséis que va a ser todo repetitivo. Sin embargo, el día va cambiando gracias a las acciones de Sam, al igual que sus pensamientos, planteándose qué le sucede y qué deberá hacer de ahora en adelante.
Una vez leí que la sensación de déjà vu ocurre cuando las dos mitades del cerebro trabajan a velocidades distintas: la mitad derecha va con unos segundos d retraso respecto a la izquierda, o viceversa. Las ciencias no son muy fuerte, así que no entendí muy bien el artículo; pero aún así, comprendí más o menos por qué ocurre la extraña duplicación de sensaciones que te provoca el déjà vu, como si el mundo se partiera en dos... o como si tú te partieras en dos.
Así es como me siento, al menos: como si hubiese una Sam real y una Sam reflejada, y no supiera distinguir cuál es cuál. Como si el día de hoy tuviera sombra.
De esta manera, los cambios en el trascurso de las cosas acaban siendo muy sutiles (una persona superficial y manipuladora no va a cambiar su forma de ser en uno o dos días, aunque estos se repitan) y se descubre que con el más mínimo cambio todos los planes pueden venirse abajo. 


Sam irá descubriendo qué es lo que causa que vuelva a despertarse a la mañana siguiente ¿una oportunidad para sobrevivir a ese día? ¿Un cambio que impida que algo malo pase a su alrededor? 
La mayor parte del tiempo —el noventa y nueve por cieno de las veces— no tienes ni idea de cómo ni por qué se unen los hilos, pero no pasa nada. Haces algo bueno y algo malo ocurre en consecuencia. Haces algo malo y ocurre algo bueno. Te quedas de brazos cruzados y todo estalla.
Y en ocasiones, muy de vez en cuando, por algún milagro del azar o la coincidencia —un millón de mariposas que aletean en el momento justo, haciendo que todos los hilos coincidan durante un instante—, tienes la oportunidad de hacer justamente lo que hay que hacer.
Esto es lo último que pienso, mientras observo por el espejo retrovisor cómo Sarah cierra la puerta de su coche y cruza el aparcamiento disparada: si corres peligro de perderte una competición importante por llegar tarde, mejor te tomas el café en casa. 
La narración de Oliver es rápida, pero sin excederse, de esta manera que nos ata a las páginas deseando saber qué pasará a continuación. El libro se divide en los siete días, más algunos pequeños "capítulos" en cada uno de ellos, acotando la escena siguiente. 


A los personajes, por muchos defectos que tengan, no puedes evitar cogerles cariño. Destacaría a Lindsay, arrogante, prepotente, embaucadora y mentirosa y, sin embargo, de vez en cuando le sale esa pizca de humanidad por la que Sam la considera su mejor amiga. O la misma protagonista, que en los primeros días será de lo más inaguantable con sus constantes aires de superioridad, pero a quien repetir una y otra vez todo le hará cambiar de parecer.


Y después, está Kent, el "friki" según ellas, que antes de que todo cambiase fue el mejor amigo de Sam y quien va con una sonrisa por la vida por mucho daño que le hagan. Juliet, una persona que se limita a pasar desapercibida. O Izzy, la hermana pequeña de la protagonista, que tiene mucho más que enseñar que lo que parece.
—Izzy...
—¿Qué?
—Oye... ¿Se burlan de ti los demás niños por tu manera de hablar?
A pesar de todas las capas de ropa que lleva, noto que el cuerpo se le tensa.
—Sí, a veces.
—¿Y por qué no haces un esfuerzo por cambiar? Podrías aprender a pronunciar bien, ¿no crees?
—Pero es que yo hablo así —replica, con voz tranquila pero convencida—. Si hablar de otra manera, ¿cómo sabrías que yo soy yo?

Destacar los finales de Oliver, que siempre nos dejan con la boca abierta (mezcla de odio y adoración a esta autora, como suelo decir). Así que, si pensáis que con Delirium acabó vuestra sorpresa, preparaos para esta otra novela.


Si debiese mencionar algo malo de la historia sería la dificultad en algunas ocasiones para seguir los planteamientos de Sam a la hora de hacer las cosas, o cómo parece no haber descubierto qué es lo que pasa, pero aún así continuar por el camino marcado para remediarlo todo.


Sobre las portadas, la versión española me gusta mucho más, aunque se trate de la misma imagen. No obstante, el título de la novela me encanta en ambas versiones, tanto Si no despierto, como Before I fall (Antes de que caiga).


En definitiva: éste es un libro original, narrado de una manera espléndida evitando las posibles repeticiones en los sucesos. Sus personajes están bien logrados y su final acaba resultando de lo más sorprendente. Lo que empieza pareciendo una típica historia adolescente, acaba con una protagonista mucho más humanizada que en su principio y que aprende de sus errores.


Para terminar, os dejo con unas palabras de la autora que me llamaron la atención:


Hace poco, una lectora escribió en mi blog que, aunque no estaba muy segura de que le gustara mi libro, no se lo podía sacar de la cabeza, y que quería que todos sus amigos se lo leyeran para poder comentarlo con ellos. Me lo tomé como el mejor de los cumplidos. En realidad, tengo el mismo gusto para los libros que para los novios: sólo los que te hacen pensar (aunque a veces sean complicados) merecen la pena.

- LAUREN OLIVER -

La autora:
¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯ 
Lauren Oliver es la escritora estadounidense de literatura juvenil, autora de los best-seller internacionales Si no despierto (Before I Fall) yDelirium.


Datos:

¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯
Título: Si no despierto
Autor: Lauren Oliver
Editorial: SM
Precio: 15,95€
Páginas: 480
Puntuación: 4,5/5  Muy bueno

Book-trailer:
¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯ 



Otros:
¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯ 

3 comentarios:

  1. Me acuerdo cuando Yael leyó este libro. Me comentó y tal algunas cosas.
    La verdad es que no sé si me gustaría. es decir, me gusta como escribe Lauren Oliver, pero la historia de este libro me hecha para atrás.
    Sobre lo del final, sí, a la autora le gusta hacer sufrir a sus lectores! xD
    Buena reseña guapa :)
    Besitos!

    ResponderEliminar
  2. Muy hermosa historia, me encanto, solo quisiera preguntar si piensa en sacar un segundo libro de esta misma trama o algo parecido, q pueda conllevar en el final de la joven

    ResponderEliminar

Quizá también te interese:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...