domingo, 25 de septiembre de 2011

La torre y la isla (La llave del tiempo I)

En 2121, la Corporación Dédalo logra reunir a cuatro jóvenes con un sistema inmunológico que los hace invulnerables frente a cualquier enfermedad. A cambio de su colaboración para la producción de vacunas, Dédalo les ofrece un brillante futuro en una isla paradisíaca... Pero tras su aparente generosidad, la Corporación oculta un oscuro propósito. Dispuestos a desenmascararla, nuestros protagonistas se embarcarán en una peligrosa aventura que, inesperadamente, los conducirá al descubrimiento del misterio que rodea su propio origen.
La llave del tiempo nos propone un futuro, a poco más de un siglo de distancia con cientos de novedades y curiosidades, pero no todas son buenas.


En este libro podemos encontrar cientos de detalles de este imaginado porvenir, algunos de ellos forman parte de los típicos tópicos, y otros nos sorprenden por su falta de consideración. Pero empecemos pro el principio: la historia.


El argumento y el estilo:


En esta historia una farmacéutica reúne a cuatro jóvenes con un sistema inmunológico con características muy especiales, con el objetivo de salvar a toda una humanidad de las posibles enfermedades que pudieran asediarla gracias a los medicamentos diseñados a partir de estos muchachos. La ofrenda de la empresa resulta maravillosa: un futuro en una isla apenas habitada, con todas las comodidades que deseen a cambio de dejar de lado toda su vida pasada. En un principio se plantea este gran problema moral en el protagonista, Martín, quien finalmente accede a la propuesta. Pero, cómo no, ese no es el único problema planteado y, cuando el futuro idílico planteado en la isla.


En un principio la historia me resultó algo pesada y predecible. Los personajes extraían conclusiones como si resultase lo más lógico del mundo, teniendo apenas una prueba de lo que sucedía, nadie parecía extrañarse demasiado del por qué de las cosas y parecía notarse la necesidad de pasar con rapidez por alto ese comienzo, con el fin de que no resultase pesado para el lector. En mi opinión, en lugar de eso quedó algo descuidado, aunque hay que añadir que eso se soluciona a la perfección en cuanto la historia comienza a avanzar. 


A partir de entonces todas las decisiones parecen mejor planteadas y se busca esos intrincados acertijos que tanto gustan a los lectores, haciéndonos preguntarnos ¿qué sucederá a continuación? o ¿que estaré pasando realmente? Por lo tanto, a pesar del desafortunado comienzo, la historia consigue engancharte y transportarte a ese mundo no tan lejano del nuestro.


Los autores de esta obra utilizan un estilo bastante rápido y ameno, creando multitud de momentos que en un principio pueden resultar irrelevantes pero que ayudan a comprender mejor la historia. Se caracteriza por  periodos cortos, consiguiendo que la acción no llegue a resultar en ningún  momento aburrida. Por ello, podemos encontrarnos con innumerables quedadas o citas entre nuestros personajes, fraccionando la historia que, aún así, permanece en todo momento bien hilada y trabajada.


El final queda bastante abierto, incitando al lector a la siguiente lectura.


Hiden y Leo:


En esta nueva versión de las reseñas, he visto la necesidad de incluir a dos personajes que me han resultado muy característicos en la historia. Día y noche, la apariencia de la juventud en un cuerpo anciano y un ser de inteligencia creada por la mejor ingeniería en el cuerpo de un hombre mucho más mayor. Para empezar, tenemos aquí lo paradójico de su aspecto.


En cuanto a Hiden, el director de Dédalo, la rica farmacéutica, hay que destacar que en ningún momento puedes imaginártelo como el hombre de más de sesenta años que resulta ser, no sólo por la máscara que le hace parecer mucho más joven, sino por su afán por el avance o la superación, la necesidad de ser superior a cualquier otro y la vitalidad con la que apoya sus argumentos, te hace pensar en él como en un joven emprendedor, en lugar de un anciano con tanto vivido a sus espaldas. Es cierto que en algún momento se destaca su ancianidad, como cuando hacen mención a su fuerza, pero apenas podemos encontrar estos vestigios en la obra. Del mismo modos, desde el principio se hace ahínco en su mentalidad, dispuesto a acabar con todo lo que le impida el éxito o el derroche que está dispuesto a hacer para demostrar su superioridad. He aquí un ejemplo, al preguntar Martín el motivo de tener hierva con los colores del arco-iris:


Porque es diferente, cara y exclusiva, algo que sólo Dédalo puede permitirse en el mundo, por ahora [...]. Una corporación como Dédalo tiene que demostrar su poder en cada brizna de hierba [...]


Por otro lado, está Leo, un androide que nos lleva a replantearnos la rapidez del progreso humano. Su apariencia es la de un hombre de avanzada edad y, sin embargo, cuenta imaginárselo de tal modo, dado su alto nivel de comentarios sarcásticos o su actitud desafiante. Y es que, como máquina dotada de inteligencia y capacidad de aprendizaje, Leo se muestra rebelde ante sus creadores, sensible en algunas circunstancias y con una personalidad totalmente propia, imposible de controlar por un humano. Todas estas características consiguen crear un personaje casi humano, realmente entrañable en toda esta historia.


El progreso humano:


Además de crear una historia más fantástica que de ciencia ficción, este libro plantea gran cantidad de conflictos con lo relativo al avance de la humanidad, que a veces no implica más que un retroceso en la tecnología, para la subsistencia. 


Los combustibles fósiles se encuentran casi agotados, al alcance de tan sólo unos pocos ricos, por lo que, al igual que en muchas otras novelas que relatan el futuro, la gente se ve obligada a hacer los largos viajes por el mundo en dirigibles, viajes mucho más lentos que los que pudieran hacerse en un avión, por supuesto. 


Las cosechas naturales son algo impensable para la población mundana, que se alimenta de productos transgénicos, de modo que muy pocos poseen sus propios huertos, con alimentos que realmente posean un verdadero sabor.


Las relaciones entre personas son normalmente algo digital, por lo que en algunos momentos se describe la dificultad de relación con otros cara a cara.


Los libros en papel son una replica, algo que se prohíbe seguir produciendo y la gente posee unos artefactos en su cabeza que les permiten conectarse a la red con un simple pensamiento.


Las máquinas son tan complejas y algunas dotadas con la capacidad del aprendizaje, tienen los recursos para revelarse con cualquiera, tema del que sus dueños apenas parecen apercibirse. 


Al no depender de ningún dispositivo electrónico, no existía forma alguna de manipularlo ni engañarlo. La alta tecnología no siempre supone un avance...

En esta frase se refleja muy bien esa importancia que le dan a los objetos del pasado, los cuales no disponen de tecnología alguna, siendo de ese modo mucho más fiables.


Y se queda con la chica...


La mayor parte de las historias incluyen la parte romántica. En algunas es más clara, en otras tarda más en surgir.... En mi opinión, en esta novela se lo ponen en bandeja. 


Es cierto que resultaría dificil introducir la historia de amor en este contexto, en el que los únicos que se encuentran son los habitantes de la isla. ¿La solución? Llevarse a la chica.


En un principio puede parecer una excusa un poco pobre, una salida por la tangente, no obstante con el transcurso de la historia se pueden ir encontrando otros motivos, principalmente cuando se dan cuenta de que no todo es lo que parece y que no es fácil escapar de allí. Siempre habrá algo con lo que amenazar. 


Refiriéndonos a este pequeño romance, aunque surja de una forma muy sencilla, en ningún momento llega a ser pesado ni empalagoso, sino que transcurre con normalidad con la historia, haciendo menciones muy escasas y leves sobre él.


En definitiva:


Excusando al, en mi opinión, fallido comienzo, esta historia se convierte en un gran entretenimiento, con unos personajes de personalidades tan diversas como entrañables y una gran visión del mundo futurista, bastante real a pesar de tratarse de una obra más bien fantástica.


Libros de la saga:

  • La isla y la torre.
  • La esfera de medusa.
  • La ciudad infinita.
  • El jinete de plata.
  • Uriel.
  • La puerta de Caronte.
  • El palacio del silencio.
  • El viaje de Zoe.
Datos:
Título: La llave del tiempo I: La torre y la isla.
Autor: Ana Alonso y Javier Pelegrín.
Editorial: Anaya.
Precio: 12'50 €
Páginas: 379

Puntuación: 4/5

3 comentarios:

  1. La verdad es que esta saga pinta muy bien, ya he oído hablar de ella en varias ocasiones y siempre era de forma positiva.

    Besos y muy buena reseña.

    ResponderEliminar
  2. Hola Espe! Muchas gracias ;)
    Yo también había oido tan bien de ella, que en un principio no me leí ni la sinopsis para empezar a leerla... jaja Ya estoy deseando leerme el próximo :)

    ResponderEliminar
  3. A mi no me acaba de llamar mucho, puede que lo leyera pero no es una prioridad ^^

    besitos<3

    ResponderEliminar

Quizá también te interese:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...