miércoles, 10 de septiembre de 2014

Érase una vez... (III)

Érase una vez un cuento. Un cuento que estaba vivo, un cuento capaz de crecer. Este cuento cada vez se hacía más grande, pero se mantenía oculto, y sólo unos pocos afortunados lograban descubrir su procedencia.
Este cuento comenzó en Luminous words, acompañado de una luna. Quienes le siguieron el rastro llegaron más tarde a Yo leo, yo comento, donde encontraron un arco. Hoy llega hasta nosotros la tercera parte de este cuento, al cual acompaña la música. Y esto no acabará aquí. Queda mucho por descubrir, y la próxima parada será Plumas de tinta, el viernes 12 de septiembre, donde Beth os desvelará una nueva historia.

Os presento a Drake, buscadores de cuentos. Si escucháis con atención, tal vez tenga una balada para vuestros oídos...





En los cuentos nunca se habla de cómo caen los reinos. En los cuentos no se habla de la oscuridad ni de lo frías que son las celdas.

En mi prisión, el único fuego que ardía era el que aparecía en mis pesadillas, quemando la bandera astrense y anunciando el principio de un nuevo Régimen. En mi prisión, las únicas canciones eran los aullidos de los soldados y los chillidos de los moribundos antes de caer bajo la espada hermana. En mi prisión, las únicas risas eran las de los muertos, libres al fin de la guerra y el sufrimiento.

Todo había empezado aquella noche tranquila. El caos había caído sobre el palacio cuando la luna estaba en lo más alto. Recuerdo haber despertado en la penumbra y saber que algo iba mal. Recuerdo que te tomé en brazos, porque temía que alguien nos separase. Recuerdo el silencio que precedió a los gritos, a la sangre, al clamar de las espadas chocando entre sí. Recuerdo la carrera con un rumbo fijo, pensando que irían a por ella, que tratarían de arrebatárnosla. Nunca llegué a verla, sin embargo. No tuvimos tiempo de escapar, como otros. No tuvimos tiempo de defendernos. Nos atraparon, nos golpearon. Nos dejaron sin sentido. Nos alejaron.

Y sin cuentos ni canciones nos abandonaron en la oscuridad.

Nadie me había hablado de que la locura tuviera forma. Nadie me había hablado de que pudiera llegar de puntillas y atormentarme. Pero desde aquella noche, fui consciente de su existencia. A partir de entonces, empezó a rondarme. Tomaba la silueta de mi madre. Tomaba la silueta de un padre que se fue cuando yo era demasiado joven. Y entonces, se reía de mí. Se burlaba de mi debilidad, de mi soledad. Empecé a perder el sentido del paso del tiempo. Empecé a perder el sentido de mi realidad.

Perdí la voz, porque en mi celda no había nadie con quien hablar.

Perdí la vista, porque en mi celda no había más que oscuridad.

Perdí cada uno de mis sueños, porque en mi celda solo había espacio para respirar.

Perdí la esperanza.

No importaba: ya no me quedaba nada, excepto la vida y, de hecho, esperaba el momento, aquella hora, aquel día, aquella luna, en la que el guarda entrase y me anunciase la ejecución. Llegué a añorar aquel fin. El frío filo del hacha en mi cuello. Una caricia que acabaría con el sufrimiento, con el sinsentido de aquella vida entre cuatro paredes bajo tierra, en un lugar que tiempo atrás había sido mi hogar.

Y un día, cuando ya no creía en milagros, te escuché. Tu voz me llegó como en un sueño, en un encantamiento, y me trajo de vuelta a días que ya habían pasado. Recordé voces de amigos, las notas claras de una canción, el abrazo del sol, las flores brillando bajo la luz de las estrellas. Pensé en los que estaban fuera, en los que habían muerto en la rebelión, en los que merecían la muerte más que los fantasmas que me atormentaban.

Supe que tenía que escapar. Que ya había esperado suficiente. Que tenía que salvar a aquel país moribundo.

A veces, la puerta se abría y la luz del exterior, las simples llamas que bailaban en las antorchas de la pared, me cegaban. Me encogía entonces, como un animalillo asustado, y esperaba a que las tinieblas volviesen. Me dejaban comida, y yo seguía el olor hasta encontrar la bandeja y devorar el contenido del plato con manos temblorosas y estómago cerrado por el hambre. Cuando terminaba, me arrastraba de nuevo a mi rincón y allí permanecía, acurrucado, durmiendo o velando, no lo sé bien.

El día en que escapé, estaba esperando a que la puerta se abriera. Me agazapé cerca de la entrada, preparado, y me lancé a ciegas sobre el guarda en cuanto entró. No se lo esperaba. Apenas sí tuvo tiempo de dejar escapar una exclamación. Me abalancé sobre él con una fuerza que no sabía que tenía y lo derribé. Luchamos. Pensé que perdería. Me sentía débil y famélico, y pronto escucharían la trifulca y vendrían en su ayuda sus compañeros. Pero mientras que yo había tenido tiempo de preparar mi mente, de armar altas murallas que me protegerían, él estaba desnudo de defensas, y yo aproveché el momento y ataqué.

Nunca olvidaré su rostro en aquel momento. Se le quedaron los ojos en blanco y una mueca floreció en su rostro, deformándolo con el dolor. El puño alzado, dirigido a mi cara, se quedó congelado en el aire y cayó sobre el suelo. Todo su cuerpo se convulsionó antes de quedarse quieto. Vi su vida pasar por su mente. Vi su último pensamiento, y a quién iba dirigido.

Con un último gruñido involuntario, llegó el silencio.

Aquella fue la primera vez que maté a un hombre.

No sería la última.

La lucha no había hecho más que comenzar.


¡Recordad pasar el viernes por PLUMAS DE TINTA!

11 comentarios:

  1. Guau de verdad es que con cada relato aumentan mis ganas de leerlo, si es que eso es posible.

    ResponderEliminar
  2. No se de que va esto pero me mola jejejeje ;)

    ResponderEliminar
  3. Me encantaría que te pasaras por mi blog. Gracias por el tiempo.

    ResponderEliminar
  4. Hola:)
    Acabo de descubrir tu blog y me quedo por aquí, te sigo y gracias por la info
    Besos;)

    ResponderEliminar
  5. Me ha gustado mucho el relato ^^
    Yo también me quedaré por aquí ^^
    Un beso!

    ResponderEliminar
  6. Hola, ^_^ vengo de Adolescentealos28... donde ya me seguías, pero me he actualizado y me gustaría que continúes formando parte de todo, así que te invito a mi nueva casa, espero que te guste y te quedes ;)

    VioletaPurpurina.blogspot.com

    Bss de color Violeta...

    ResponderEliminar
  7. ¡Hola! Me ha encantado la entrada, soy nueva en blogger, así que me encantaría que te pasases por mi blog literario para ver qué te parece y si te gusta, quédate porfa. http://tintasobrepapelmojado.blogspot.com.es/


    Un beso y muchísimas gracias.

    ResponderEliminar
  8. aldeacharrua.blogspot.com.ar

    Los invito a visitar mi blog de historias. Gracias y saludos

    ResponderEliminar
  9. ¡Hola, hola! Solo me pasaba a decirte que te he nominado al Premio Blogger Recognition Award. https://elrincondepapelyletras30.blogspot.com.es/2017/08/hola-hola-rinconcillos-como-estais-yo.html
    ¡Besos!

    ResponderEliminar

Quizá también te interese:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...